Ambiente macroeconómico

PIB Y CRECIMIENTO

Después de un crecimiento anual de 4.1% en 2018, el crecimiento del PIB real se aceleró en el primer trimestre de 2019 a 5.1% año a año (1.3% trimestre a trimestre). El consumo privado siguió siendo el principal impulsor, aumentando un 7,0% interanual gracias al crecimiento salarial de dos dígitos. Inversión recuperada, gracias principalmente a una recuperación en construcción, estimulada por el reciente estímulo fiscal. El crecimiento de las exportaciones, por el contrario, se debilitó al 3,2% interanual, mientras que el crecimiento de las importaciones subió a 9.3%.
El fuerte crecimiento del PIB real en el primer trimestre condujo a una revisión al alza del crecimiento para todo el año.
Se espera que el crecimiento sea algo más equilibrado a medida que la inversión total se fortalezca con un repunte en inversión privada.

Se espera que las duras condiciones del mercado laboral continúen en el horizonte de pronóstico, con desempleo permaneciendo cerca de su nivel actual, muy bajo. Se pronostica que el crecimiento salarial se moderará a un solo dígito en 2020, liderado por la esperada desaceleración en el crecimiento de los salarios públicos.

En 2018, la inflación IPCA fue del 4,1%, la más alta de la UE. El crecimiento anual de los precios al consumidor se mantuvo fuerte en
el primer trimestre de 2019, a 3.8%, y se espera que supere el 4% en el segundo trimestre, antes de desacelerar nuevamente.
El aumento de los precios de los alimentos procesados y no procesados explica la fuerte dinámica de precios al alza impulsada por un depreciación de la moneda a principios de año y fuerte consumo y crecimiento salarial. Como resultado, se espera que la inflación general anual promedie 4.2% en 2019, antes de desacelerarse a 3.7% en 2020. Se espera que la desaceleración en 2020 siga las presiones salariales moderadas y una demanda interna más suave.